• Home
  • Así fue la Behobia-San Sebastián de RunnerSan
<

Así fue la Behobia-San Sebastián de RunnerSan



Hablamos con nuestro cliente, Unai San Sebastián, en las Redes Sociales más conocido como @runnersan

Unai es un corredor popular de Donostia-San Sebastián y le hemos querido entrevistar para conocer su experiencia tanto en la pre como post carrera de la mítica Behobia – San Sebastián.

¡Vamos con ello!

1-) Hablemos del Pre-carrera, siendo deportista popular ¿Crees conveniente acudir a fisioterapia las semanas previas a una carrera como Behobia?
¡Sin duda alguna!

Una carrera tan exigente como la Behobia – San Sebastian, con tantos toboganes, cuesta para arriba y para abajo visitar a tu fisioterapeuta de confianza previamente a la carrera, me parece importantísimo.

La Behobia, a parte de ser famosa por su animación, su principal característica, es el relieve que tiene, con esos ascensos y descensos tan fuertes. Para afrontarlos con total garantía, es muy importante pasar días o incluso semanas antes por el/la fisioterapeuta para que nos deje el cuerpo a punto para que podamos dar lo mejor de nosotros mismos en ese día tan señalado.

Imagen Web Oficial Behobia-San Sebastián

2-) ¿En tu caso, qué destacarías como beneficios del tratamiento?
Pues por ejemplo, la Behobia no era mi objetivo principal ya que estoy entrenando para el Maratón de Valencia que se celebra el día 1 de Diciembre, pero siendo la carrera de casa y una de las más importantes a nivel estatal sería un pecado no disfrutar a esta gran carrera como es la Behobia.

En una preparación de Maratón, el volumen de kilómetros es bastante importante y notaba que llegaba a la Behobia con las piernas un tanto pesadas y agotadas de tanta carga. Mi corazón me decía: ¡CORRE LA BEHOBIA! Y mis piernas y sobretodo la cadera, me decían: ¡Danos un poco de tregua por favor!

Llevaba unas cuantas semanas arrastrando dolores en la zona de la cadera cuando pasaba de una cierta cantidad de kilómetros y no sabía muy bien de donde podía venir el dolor por lo que estaba bastante preocupado.

Finalmente le pedí a Anartz, fisioterapeuta de Kimera que hiciese magia con sus manos y me ayudara.

Empezó a manipularme partes de mi cuerpo que nunca antes nadie lo había hecho. No diré que las manipulaciones fueron agradables porque sería faltar a la verdad, pero lo que sí puedo decir es que al parecer eran necesarias. Cuando ya llevábamos un rato manipulando noté como la zona de la cadera empezaba a aliviarse y la notaba más relajada. Tras el tratamiento manual pase por una de las últimas incorporaciones en los centros de Kimera Fisioterapia, estoy hablo de la presoterapia. Una autentica maravilla, mediante este tratamiento consigues un aumento en el aporte de oxigeno en los tejidos, que te facilita la regeneración y te ayuda a recuperar antes y mejor.

3-) El día D ¿Cómo te fue? ¿Notaste mejoría? ¿Saliste confiado de haber realizado bien los deberes?

La verdad que me fue bastante mejor de lo esperado. Las dos semanas antes de la carrera, me sentía un poco débil mentalmente y no me veía capacitado para mejorar la marca del año anterior. Mi sensación era que sí, había entrenado la misma carga de kilómetros que el año pasado, pero no la misma calidad y encima me sentía bastante más cansado muscularmente.

Al final, con el paso de los días, decidí arriesgar y aunque no me encontrase con buenas sensaciones, tenía que darlo todo, sino iba a estar un año entero pensando que podría haberlo hecho mejor.

Y cuando llegó el momento de la verdad… 7 minutos mejor que en el 2018.

Pero lo más importante de todo es que el dolor y quedarme sin fuerza en la cadera con el transcurso de los kilómetros, se había convertido en una simple molestia gracias a una sesión con Anartz en Kimera Fisioterapia.

¡Va mójate y cuéntanos tu experiencia!
La experiencia fue una auténtica pasada. Con el paso de las ediciones consigues disfrutar aún más de esta carrera, cada año vas convirtiendo ese miedo en respeto, y ese respeto en diversión.

Este año, al ir con el problema de cadera con el que iba, y encima sabiendo que con el sube-baja se acentuaba… tenía una hoja de ruta bien definida, «intenta coger margen de segundos al principio, porque al llegar al alto de Miracruz tu cadera va ha estar tocada».

Y con esas empecé. Desde un principio a un ritmo más rápido que el ritmo medio que tenía en mente.

En plena carrera disfrutando @runnersan

Empezaron a pasar los kilómetros, yo empezaba a guardarme segundos. A nivel de caja iba genial, de piernas también. El mayor trabajo que estaba haciendo, era con la cabeza, ya que la subida y bajada del alto de Gaintxurizketa estaba al caer. Lo pasé, y empecé a hacer un recuento mental de los daños sufridos físicamente después de eso. Llegué a la conclusión de que estaba bien y que el reloj iba bastante por debajo de lo esperado.

Posteriormente llegó Errenteria, lleno de gente por todos lados, y cómo es habitual cuando veo a tanta gente conocida, me vine arriba sin querer. Mi sorpresa era, que estaba llegando casi al kilómetro 14 y seguía al mismo ritmo con el que había salido al principio.

Pero bueno, no podía cantar victoria, todavía que quedaba la última y peor subida de la carrera, el Alto de Miracruz.

Empecé a subir con cuidado, con la sensación de que el trabajo ya estaba hecho y que sólo me quedaba disfrutar aun más de lo que lo había hecho hasta llegar a ese punto.

Subí, subí, subí… hasta darme cuenta que estaba ya al lado del restaurante Arzak y que solo me quedaba dejarme llevar por los cientos de personas que estaban allí animando.

Última recta, el Kursaal a mi derecha, un poquito más adelante el hotel Maria Cristina, y al fondo el Ayuntamiento y la gran meta. Corría bastante viento en esa recta, pero sorprendentemente tenía fuerzas de sobra para tirar e incluso para terminar haciendo en el ultimo kilómetro el más rápido. Y allí estaba, cruzando la meta, gritando de alegría, entero de una pieza, sin dolores y con 7 minutos menos de mi mejor marca anterior.

4-) El Post ¿Qué sensaciones tienes tras la carrera? ¿Cuáles han sido tus métodos de  recuperación?

La sensación después de la carrera es rara, ya que tengo una pequeña espinita clavada por tener la sensación de haber pecado de “segurola” y  poder haber tirado algo más.

En esta ocasión, mi método de recuperación no ha sido de lo mejor. El mismo día de la Behobia me tenía que ir a pasar la semana a Vitoria y no tenía oportunidad de ir a Kimera para poner las piernas en orden y poder usar la máquina de presoterapia (normatec) para recuperar mejor y más rápido las piernas. A mí, el mismo lunes o martes, después de la carrera me gusta pasar por el fisio, y esta vez que no he ido y lo he notado, además bastante. Notaba una tirantez en los isquios a la hora de hacer los rodajes largos de la semana y las piernas muy pesadas cuando tocaban series… Pero menos mal que el viernes volví a casa e hicieron un esfuerzo increíble los amigos de Kimera Fisioterapia para hacerme un hueco y poder tratarme.

Soltando tras B-SS

5) ¿Para cuando tu siguiente objetivo? ¡Nos vemos pronto!
Pues mi siguiente y principal objetivo está a la vuelta de las esquina ya que es el Maratón de Valencia del día 1 de Diciembre, 2 semanitas escasas.

Hasta ahora, como he dicho antes, tras tantos problemas físicos que he tenido y que mentalmente estaba bastante hundido, la intención era hacer el maratón y simplemente pasármelo genial. Ahora, después del chute de la Behobia y después de pasar por la manos de mis amigos de Kimera Fisioterapia y dejar a un lado la mayoría de molestias que tenía, mis metas pueden que cambien e ir a por un objetivo más ambicioso. ¡El 2 de Diciembre lo sabremos!



One Comment

    28 agosto, 2019 REPLY

    Hola, esto es un comentario.
    Para empezar a moderar, editar y borrar comentarios, por favor, visita la pantalla de comentarios en el escritorio.
    Los avatares de los comentaristas provienen de Gravatar.